La economía de la casa es un trabajo en equipo

Posted by maria.ciuci 01/07/2013 at 13h16

Por lo general, el dinero es un tema sobre el cual las parejas evitan hablar, ya que puede causar ciertos conflictos en la relación. Sin embargo, evadir este tema puede ser muy perjudicial, además de empeorar la situación. 

 
La clave: la comunicación
 
La mejor opción para resolver cualquier problema es la comunicación y, cuando se  trata de dinero, con más razón. Por más que se evite hablar del tema, tarde o temprano sale a flote y, por causa de  las represiones se pueden añadir palabras hirientes, que se deben evitar en las  conversaciones. 
 
El manejo del dinero debe ser una tarea conjunta entre los dos cónyuges, como equipo que son. Deben tratar este tema con mucha delicadeza y realismo. Es conveniente sacar un tiempo mensual para que ambos cónyuges revisen sus finanzas personales y evalúen la economía familiar. 
 
Las crisis económicas y en general todas las dificultades, permiten madurar, crecer y hasta fortalecer el matrimonio. Eso depende de la actitud que adopten las parejas en una determinada situación. Es importante estar muy unidos en los momentos de escasez económica, apoyarse mutuamente y ser positivos para lograr superar la adversidad. 
 
Relación del cónyuge con el dinero
 
Es primordial identificar el tipo de relación que tienen ambos cónyuges con el dinero, es decir, los hay ahorradores, otros más gastadores, unos arriesgados o aquellos conservadores. Una vez que se conozcan los perfiles, comprenderán muchas de las actitudes de la pareja. A partir de esta base, se puede llegar a acuerdos más equitativos. 
 
Para evitar problemas:
 
A continuación, se ofrecen algunas recomendaciones para evitar que el dinero genere conflictos: 
 
Diálogo previo: es conveniente no llegar al matrimonio con deudas y, sí con una idea clara sobre cómo van a manejar el tema del dinero.  
 
Fijar metas familiares como: elaborar un presupuesto; involucrar a todos los miembros de la familia para compartir responsabilidades, etc. Según una encuesta de la Asociación de Consultores de Bodas (en Chile), más del 67% de las parejas de recién casados dice haber tenido las peores discusiones el primer año en torno al manejo del dinero por falta de un presupuesto.  
 
Tomar decisiones conjuntas para hacer compras: la adquisición de artículos grandes, las formas de pago y los montos para ahorrar, deben ser el resultado de un consenso.
 
Compartir la visión que cada uno tiene sobre el dinero: analizar el valor del dinero y expresar claramente cuál es el sentido que tiene para cada uno; ¿cómo les educaron sus padres? Estas consideraciones les permitirán comprender que ahorrar puede ayudar a conseguir sus metas.
 
Ser sinceros: no olviden que las pequeñas  cosas se complican cuando falta sinceridad. 
 
Hacer un presupuesto: ambos deben conocer y aprobar los gastos obligatorios del mes. No saberlo puede llevar a uno  de los dos a justificar sus compras, discutir y entonar frases destructivas como: “en mi casa nadie me controlaba”.
 
Control sobre el presupuesto: ambos deben aportar soluciones, acordar posibles objetivos y determinar la forma en que los pueden conseguir; sin embargo, uno de los dos puede hacer de administrador.  
 
Evitar los comentarios negativos: Cuando todo se maneja en son de paz, las acusaciones y amenazas se quedan en la banca. Así es más fácil recibir un comentario como una sugerencia y no, como un ataque.
 
Fuente: PlanAmanecer.com

Comments are disabled