Que sus hijos no sean compradores compulsivos

Posted by maria.ciuci 04/08/2013 at 11h26

Si hay algo que podemos hacer a largo plazo y que sirva a mantener nuestras finanzas personales es educar a largo plazo. Los hijos son uno de los principales factores que influyen en la organización de la economía del hogar y por eso es que tenemos que educar con y en el ejemplo. La primera acción es educarlos a ellos para no convertirse en compradores compulsivos. Sepa que a la larga, le estará haciendo un gran bien al futuro de sus hijos.

Los niños son puro ojos que ven y que quieren; estén donde estén siempre habrá algo que le llame la atención y por supuesto, pedirá por él. Muchos no dejan pasar la oportunidad de pedir el juego de video, el peluche, el paquete de lápices de colores, la golosina o lo que sea que se les antoje al pasar por cualquier centro comercial, supermercado o parque. Y la diferencia está en cómo, en el rol de padres, se responde a esas demandas.

Si no sabe cuándo decir que SI y cuando NO, conozca cómo solucionar ese dilema y hacer que sus hijos aprendan a tomar sus propias decisiones y enfrentar y superar las consecuencias.
 
La mensualidad como lección
La mensualidad es una excelente herramienta para que los chicos aprendan a hacer sus propias decisiones financieras, incluso con errores en el camino. El monto va a depender de su edad y de la situación financiera familiar.
 
El punto es darles el poder de tomar sus propias decisiones y que puedan experimentar lo que es manejar dinero propio, y las consecuencias de hacerlo bien o mal.
 
Que comprar sea un juego
El objetivo es crear consciencia con las compras. Por ejemplo, si van a un parque de diversiones o al centro comercial, podría dejar que su hijo elija sólo UNA cosa para que le compre. Eso funcionaría como un ejercicio de búsqueda de precios, evaluación de alternativas y sobre todo de crear la capacidad de demorar la satisfacción y no llevar lo primero que uno ve.
 
Recuerde que los niños copian el comportamiento de sus padres, y son más observadores de lo que se cree, por lo tanto usted es el ejemplo para ellos. Procure que aprendan de usted buenos hábitos de compra y de manejo del dinero en general.
 
Saber diferenciar entre necesitar y querer
Dentro del seno familiar es bueno poder conversar sobre la diferencia entre las necesidades y los lujos, y esa línea la define cada familia.
 
Asimismo, una buena práctica es comprarles regalos en ocasiones que lo ameritan como los cumpleaños o al terminar bien el año escolar.
 
Ahorradores, no derrochadores
Una forma de ayudarlos es conversar con ellos para saber qué quieren, hacer que fijen una meta y orientarlos en cómo ahorrar para tenerlo. 
 
Juntos discutan el precio, si es conveniente seguir buscando un precio mejor y una vez definido eso, calculen cuánto tiene que ahorrar y cuánto tiempo tardará en juntar el dinero que necesita. Así, también le estará enseñado a priorizar. Anímelos a esforzarse por lo que quieren, no es difícil, sólo se necesita un poquito de dedicación, como todo en la vida.
 
Diga NO cuando sea necesario, aunque tenga que lidiar con algunas lágrimas.
 
No se trata de negarles todo, sino de prepararlos para la vida y para un futuro en donde los que manejarán el dinero y serán responsables de su propio destino serán ellos mismos.
 
Fuente: FinanzasPersonales.com.co

 

Comments are disabled